Archivo de la categoría: ciudadanía

Ciudadanía, políticas culturales y desarrollo territorial

Amig@s y seguidor@s,

A nadie se les escapa que en estos tiempos de crisis y recortes surgen muchas contradicciones en el entorno de las políticas y los proyectos culturales. Estos politicas-culturales-que-fomentan-la-calidaddías podemos ver de todo: decisión para tirar adelante proyectos o, indecisiones que finalmente conllevan parar y eliminar proyectos. Des de mi punto de vista, la diferencia entre tomar una decisión y otra está en creer, por parte de quien dirige la política cultural de un territorio, en las potencialidades de la cultura y sobretodo tener claro un concepto – guía: la función social de la cultura.

¿Cuáles son los elementos clave en las políticas culturales?

  • Legitimización del proyecto cultural: Es necesaria la identificación de la sociedad con un proyecto. Sin legitimización un proyecto no funciona, puede ser considerado como un “capricho”. Cuando se elabora un proyecto cultural es necesario preguntarse al respecto del grado de legitimidad social y reflexionar entorno a los mecanismos que se establecen para favorecer la participación ciudadana.
  • Ciudadanía: Los ciudadanos son siempre el eje central de las políticas culturales. En el momento de plantear políticas y proyectos la pregunta ha realizarse es: ¿Cómo beneficiará esta acción o proyecto a los ciudadanos de un territorio? ¿Sobre qué dimensiones incidirá? (como mínimo sería necesario centrarse en: social, cultural, educativa y económica…).
  • Planificación: Planificar es valorar, es conocimiento, es estudio de las realidades, es tener visión global y transversal del territorio y sus potencialidades. Planificar significa hacer un uso coherente de los recursos culturales existentes.

En definitiva, el éxito de las políticas culturales no está en tener recursos que explicar/divulgar/difundir. Quien más quien menos tiene recursos. El éxito se encuentra en la capacidad de analizar en entorno y actuar en función de los conocimientos adquiridos.

  • Entender que los recursos no son el centro de las políticas o proyectos. El objetivo básico de las políticas culturales es generar beneficios a un conjunto de ciudadanos que creen que el trabajo sobre estos recursos puede conllevar un factor de desarrollo.
  • Ser conscientes que un proyecto cultural nunca se puede estimar a corto término. No por los aspectos económicos (que normalmente influyen de manera determinante), si nó porqué es necesario planificar, ir paso a paso. El objetivo no es inaugurar un continente con más o menos contenido. El objetivo es que continente y contenido trabajen todas las dimensiones de la sociedad que los acoge y les da legitimidad.

Las políticas culturales han de ir más allá de los recursos. El reto está en dar respuesta a las cuestiones propuestas por la misma ciudadanía, que cuando se identifica con una serie de propuestas, espera que estas reviertan sobre ella de manera positiva.

Espero que este post sea de vuestro interés!

Saludos!

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
@daniguties

LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

Galería

Usos no acertados del patrimonio cultural

Esta galería contiene 1 fotos.

Hola a tod@s, El pasado fin de semana tuve la oportunidad de asistir a una de las numerosas fiestas medievales que se celebran en nuestro territorio. Y la verdad, me acordé mucho de un estudio realizado por el amigo Antoni … Sigue leyendo

Galería

Interpretación, experiencia y márqueting territorial

Esta galería contiene 1 fotos.

Hola a tod@s!, Hace un año publicabamos en el bloc el post “Territorio: identidad y espíritu cultural“. Reflexionábamos entorno  de que manera prodríamos trasladar el concepto identidad cultural al territorio. Llegamos a la conclusión de que era necesario fijar miradas … Sigue leyendo

¿Creemos en el Patrimonio Cultural o no?

Apreciad@s amig@s,

Por causas laborales llevo unos meses sin actualizar el blog. Este tiempo ha tenido de todo, alegrías y también frustaciones relacionadas con el desarrollo de proyectos patrimoniales. Y ello me ha llevado a reflexionar entorno la pregunta que propongo para este post: ¿Creemos en el Patrimonio Cultural o no?

A nadie se le escapa que estamos en tiempos de crisi, de recortes y de muchas contradicciones entorno los proyectos relacionados con el patrimonio cultural. Durante este tiempo he visto de todo: decisión para tirar adelante un proyecto o, indecisión que al final lleva a parar y eliminar un proyecto. Des de mi punto de vista, la diferencia para tomar una decisión u otra está en creer, por parte de los promotores de los proyectos, en las potencialidades del patrimonio cultural y sobretodo en tener claro un concepto-guía: la función social del patrimonio cultural.

Creer o no creer, esa es la cuestión. ¿Cuales son los elementos que des de mi punto de vista diferencían unos proyectos de otros? Lanzo unos cuantos…

  • Legitimación del proyecto patrimonial. Es necesaria la identifiación de la sociedad con un proyecto. Sin legitimación un proyecto no funciona, puede ser considerado como un “capricho”. Sigo las línias trazadas por Iñaki Arrieta (1), quien creo ha definido de manera detallada el concepto legitimación del proyecto patrimonial…  Al elaborar un proyecto patrimonial, consideramos pertinente que los promotores se preguten acerca de su grado de legitimidad social y que reflexionen también acerca de los mecanismos que deberían establecer para que la vinculación y la participación vayan aumentando a medida que el proyecto se va desarrollando…”
  • Ciudadania. Los ciudadanos son el eje central de cualquier proyecto patrimonial. Si el objetivo central de un proyecto es otro aspecto, no va a funcionar. La pregunta a realizarse en el momento inicial de proyectar debería ser: ¿En qué va a a beneficiar este proyecto a los ciudadanos de “x” territorio? ¿Sobre cuantas dimensiones va a actuar? (como mínimo me centraría en: social, cultural, educativa y económica…).
  • Planificación. Como ya comentamos en un post anterior planificar es valorar, es conocimiento, es estudio de las realidades, és tener una visión global y transversal del territorio y sus potencialidades. Planificar significa realizar un uso coherente de los recursos destinados a un proyecto.

En definitiva, la diferencia entre creer o no en el patrimonio cultural no está en tener un recurso o recursos que explicar/divulgar/difundir. Quien más o quien menos tiene recursos. Creer en el patrimonio cultural implica tener  la capacidad para analizar el entorno y actuar en función del conocimiento adquirido:

  • Entender que el recurso no es el centro del proyecto. El objetivo básico de todo proyecto patrimonial es generar beneficios a un conjunto de ciudadanos que creen que el trabajo sobre este elemento puede significar un factor de desarrollo.
  • Ser consciente que un proyecto patrimonial nunca se puede estimar a corto plazo. No por los aspectos económicos (que normalmente influyen de manera determinante), sinó porque es necesario planificar, ir paso a paso. El objetivo no es inaugurar un continente con más o menos contenido. El objetivo es que el continente y el contenido, el día después de su inauguración, trabajen todas las dimensiones de la sociedad que acogió y legitimizó el proyecto

Creer en el patrimonio significa ir más allá del propio recurso. El reto está en dar respuesta a aquellas cuestiones propuestas por la propia ciudadania, que al identificarse con un proyecto, espera que este revierta sobre ella de manera positiva.

Espero que este post sea de vuestro interés.

Nota al pie:

(1). Arrieta rtizberea, Iñaki (ed): Legitimaciones sociales de las políticas patrimoniales y museísticas. Universidad de País Vasco. Bilbao 2011.

 
Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

Territorio Cultural y gestión de la identidad

Hola a tod@s!!

Bajo el concepto “territorio” lo que encontramos son “personas”, “ciudadanos”.  Hablar de dinamización territorial también implica poner en valor las dimensiones sociales, culturales y educativas. No olvidemos las personas, ya que son estas las que viven, disfrutan y se relacionan con su entorno (territorio = personas). El territorio no es tan solo un espacio geográfico, también es una construcción histórica y una práctica cultural. Por tanto es en el territorio donde se refleja claramente la identidad cultural de la comunidad o comunidades que lo sustenta. El territorio siempre es cultural.

¿Podemos gestionar el territorio cultural? Creo que podemos… es más, debemos. Posiblemente habrá gestores políticos o técnicos que no estén de acuerdo. Bajo mi punto de vista la gestión del Territorio Cultural debe realizarse a través de la identidad y espíritu de los territorios. De esta manera se podrá poner en valor, a través de políticas culturales planificadas, las dimensiones sociales, económicas y culturales. Es decir, proyectar acciones de desarrollo y mejora para las comunidades que sustentan el territorio cultural.

A modo de ejemplo, descubrir la identidad cultural de un territorio va a permitir planificar aspectos como:

  • El urbanismo: programando acciones urbanísticas que permiten un planeamiento urbanístico y de equipamientos a través de criterios y conocimientos previos en geología, arqueología, historia (urbanística, bibliográfica y documental) del sítio, los recursos materiales e inmateriales, la tradición, el folklore…
  • La educación y la cultura: promoviendo el conocimiento y la identificación de los ciudadanos con su territorio.
  • La economía: desarrollando planes de dinamización turística que incidan positivamente en la llegada de visitantes al territorio

En definitiva, necesitamos valorar el territorio como cultural. Siempre lo es. De lo contrario no se podrán diseñar políticas culturales de largo recorrido, coherentes e identificadas con el territorio, es decir, los ciudadanos.

Espero que este post sea de vuestr@ interés,

Saludos!

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimoni Cultural
http://www.diagnosiscultural.com
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

Activación y Dinamización = Planificación

Hola amig@s,

A través de este post voy a seguir  la senda abierta por @VangelisVillar en su blog Paisatges Culturals y el post Centres d’Interpretació, inversions que s’esfumen; y @ManelMiro en su blog Raining Stones y su post Malas y buenas prácticas en la creación de centros de interpretación. Este es además un tema comentado en foros como #cultura18.

Durante las últimas semanas y por temas profesionales he podido visitar algunos proyectos que trabajan o pretenden trabajar la dinamización territorial a partir de la activación de sus recursos culturales y naturales.

imagen cedida per @danielzapater

Todos los proyectos visitados tienen en común la voluntad de poner en valor los recursos culturales y naturales existentes en el territorio para que estos se conviertan en factor de desarrollo local. He visto propuestas muy interesantes tanto en su diseño como en su ejecución como por ejemplo la experiencia del municipio barcelonés de La Garriga. También he podido observar otras propuestas interesantes, pero con bases poco sólidas. No las voy a citar.

¿Cual es por tanto la diferencia entre estos proyectos? Para mi está muy claro… “Planificación“. El silogismo  inversión en patrimonio cultural = desarrollo económico no es cierto per se y las miradas a corto plazo y la falta de solidez, y sobretodo coherencia, hacen caer muchos proyectos ante la mínima adversidad. Es necesario pues trabajar en profundidad, planificar, valorar y sobretodo actuar sobre todas las dimensiones del territorio.

Y aquí lanzo algunas reflexiones:

  • La palabara planificación se usa constantemente, pero nos la creemos en realidad?
  • Se establecen planes directores. ¿Se siguen realmente o se funciona más con criterios políticos que técnicos?
  • ¿Donde están esos planes de viabilidad? ¿Cómo se elaboran? Han de ser una exigencia previa incontestable. Si se quieren proyectos sustentables para el territorio y coherentes con las realidades sociales y económicas es necesario priorizar y saber como exactamente hacer las inversiones.
  • ¿De qué manera retorna la inversión a los ciudadanos del territorio? Aquellos que tan solo piensan en turismo están muy equivocados. La estrategia debe ser mucho más general y transversal. Las dimensiones educativas, culturales y sociales han de estar muy presentes. Trabajar la identificación de los ciudadanos con el proyecto es básico, necesario.
  • ¿Planes de màrketing territorial, para cuando? No se pueden plantear productos turísticos basados en los recursos culturales y naturales de un territorio sin que estos esten ligados a una marca de territorio, a un discurso o un relato que debe ser visible.

Podría seguir con las preguntas/reflexiones… pero esto es un post. En definitiva, planificar es valorar, es conocimiento, es estudio de las realidades, es tener una visión global y transversal del territorio y sus potencialidades. Planificar significa realizar un uso coherente de los recursos destinados a un proyecto.

La situación actual nos va a poner ante nuevos paradigmas en la gestión de los recursos culturales y naturales, dar respuesta a estos nuevos escenarios está en nuestras manos.

Espero que este post sea de vuestro interés.

 
Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural

Territorios Ocultos, Ciudadanos Invisibles

Hola a tod@s

En los últimos posts de este blog hemos ido comentando aspectos relacionados con los recursos culturales y naturales del territorio, como valorarlos y como aprovecharlos para que se conviertan en factores de dinamización y desarrollo.

Después de muchas conversas, de unos cuantos twitts compartidos he llegado a una conclusión clara: bajo el concepto “territorio” lo que encontramos son “personas”, “ciudadanos”.  Hablar de dinamización territorial también implica poner en valor las dimensiones sociales, culturales y educativas. No olvidemos las personas, ya que son estas las que viven, disfrutan y se relacionan con su entorno (territorio = personas).

Desde este punto de vista y después de algunas visitas de trabajo realizadas con los compañeros de #to, hemos podido observar municipios, pueblos, zonas… donde nadie se ha preocupado de analizar y poner en valor los recursos culturales y naturales existentes, es decir, espacios sin identidad… territorios ocultos, para sus propios habitantes y para el resto…

No reconocer los valores de un territorio es desaprovechar sus potencialidades, sus recursos y sus capacidades… pero lo más importante, es dar invisibilidad a sus ciudadanos, es dejarlos en la estacada.

Los territorios necesitan visiones globales, transversales y plurales que pongan de manifiesto todas sus dimensiones. Obviar los valores culturales, naturales y sociales de un territorio es olvidar lo más importante, las personas, que son el eje central de cualquier planeamiento que tenga como objetivo la dinamización territorial.

Como dirían otros… son los ciudadanos, estúpidos, los ciudadanos….

Espero que este post sea de vuestro interés.

Daniel Gutiérrez Espartero
Consultor en Patrimonio Cultural
dgutierrez@diagnosiscultural.com
937789993 / 626420510
Chat Skype: daniguties
LinkedinFacebookTwitterWordpress Diagnosis Cultural